EL AMOR. Heridas.

Siento un miedo visceral; ¡me muero, me muero, me muero!

Pues me muero.

Ya no quiero correr.

Este león no es real, aunque el miedo puede hacer parecer que lo es.

Estoy agotada de huir. Me quedo dónde estoy y me abro a la posibilidad de ser comida por el león, devorada por el miedo, atravesada por el dolor.

Abre los ojos y mira qué círculos se abren ante ti. La unidad se mueve a la multiplicidad para después volver a la unidad, a su centro. Pero ese centro, aún siendo el mismo, no está en el mismo lugar. Se ha desplazado a un lugar un poco más profundo de tu ser.

Y deja rastro. Y deja huella. Y deja herida.

La misma puerta que te lleva a la muerte te lleva a la vida.

Capítulo IV. EL AMOR.
Heridas.
Anna desde el fondo del intersticio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star